Acné y cáncer

Los científicos están cada vez más seguros de que, el factor de crecimiento IGF-I y la insulina son las dos moléculas  que están detrás de la aparición del acné (Acne vulgaris). Hasta hace poco, sólo se sabía que tras el acné había un aumento de la secreción de hormonas masculinas (andrógenos) en las glándulas adrenales, situadas sobre los riñones y que estos andrógenos aumentaban la producción de grasa en la piel. Ahora se sabe que la hormona que modula la secreción de andrógenos es la insulina. Para ello, estimula la secreción de IGF-I y el IGF-I es el que  regula la síntesis de andrógenos en las glándulas adrenales. 

Las enfermedades endocrinas o los alimentos  que conducen a un aumento de los niveles de insulina y del IGF-1 en la sangre, están asociados frecuentemente con el acné. Por ejemplo,


  • la adolescencia porque la hormona del crecimiento produce aumento de los niveles de IGF-1.
  • el consumo elevado de leche y  azúcares
  • el consumo de leche durante el embarazo
  • madres con diabetes durante el embarazo
  • recién nacidos alimentados con leche de vaca
  • tratamiento de enanismo con IGF-1 recombinante
  • síndrome del ovario poliquístico (PCOS)
  • obesidad

Curiosamente, no es la grasa de la leche la que produce el acné. En los niños, la asociación más fuerte entre el consumo de leche y el acné se ha dado con la leche desnatada y el acné. Lo más probable es que sea la fracción de proteína de la leche de vaca, lo que aumenta los niveles de IGF-I. La leche de vaca contiene  IGF-1 vacunoLos altos niveles de IGF-1 todavía son detectables después de la pasteurización y homogeneización de la leche. Curiosamente, el IGF-I bovino y el humano  comparten la misma secuencia de aminoácidos y por lo tanto se cree que IGF-I de la leche puede sobrevivir a la digestión y  actuar como IGF-I humano en la sangre de los consumidores, estimulando la aparición del acné.


Regulación hormonal del crecimiento en la adolescencia, en la que juega un papel clave el IGF-I, causante también del acné.

Ahora, los científicos se han planteado otra hipótesis. Saben que los niveles elevados de IGF-1 si se mantienen durante largo tiempo, producen acné persistente, pero también pueden producir cáncer.

El acné persistente grave en los hombres se ha asociado con un aumento de la frecuencia de carcinoma de próstata. Existen otras enfermedades asociadas con el acné que presentan mayores niveles de IGF-1 en suero y una mayor incidencia de cáncer. Los pacientes con acromegalia y síndrome del ovario poliquístico (SOP) tienen una mayor prevalencia de cáncer.  

El acné persistente en la edad adulta se debe considerar como un indicador clínico de aumento de la susceptibilidad  a padecer cáncer. El tratamiento de este transtorno puede venir por una corrección de las costumbres alimenticias y con fármacos que disminuyan los niveles de IGF-I en sangre como  la metformina. El tratamiento de estos pacientes con agentes sensibilizantes a la insulina no sólo mejorará el acné, sino que también puede reducir el riesgo de desarrollo del cáncer.

Cláusula de exención de responsabilidad

Nota importante:el contenido disponible en esta página es meramente formativo y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta veterinaria antes de tomar cualquier determinación sobre el estado de salud de su perro. Esta web no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos. La mayoría de las imágenes proceden de Wikimedia Commons, base de datos de imágenes libres de copyright.

Entradas populares